FOTOREJUVENECIMIENTO FACIAL
El tratamiento con IPL para el rejuvenecimiento facial ofrece mejoría para la calidad de la piel al tiempo que elimina manchas y capilares dilatados.

La cara es el espejo del alma, pero también es el reflejo del paso del tiempo.
Arrugas, manchas solares, lesiones vasculares o dilatación del poro e irregularidades de la pigmentación cutánea son huellas, que los años, el sol, el estrés o el consumo de alcohol y tabaco dejan sobre nuestro rostro.
El tratamiento con IPL ofrece un rejuvenecimiento global y en todo el rostro de forma uniforme. Esta apasionante técnica se ha convertido en una de las técnicas estéticas con mayor demanda en todo el mundo, debido a los variados problemas que puede tratar en cada sesión. Su gran ventaja es la recuperación inmediata del paciente que no tiene que parar su actividad normal. Es posible realizar el tratamiento de rostro, cuello, manos y escote en cada sesión

El envejecimiento del rostro se debe en gran parte al efecto acumulado a lo largo de los años de la luz ultravioleta, y se manifiesta en forma de cambios de la coloración (manchas oscuras o léntigos, rojeces, arañas vasculares, amarilleamento), pérdida del tono y pequeñas arrugas en las zonas más expuestas a la luz.
Con este tratamiento pretendemos activar el colageno y la elastina que se pierde con el paso del tiempo.

Actualmente nuestros pacientes demandan, cada vez más, tratamientos poco agresivos que permiten incorporarse al trabajo en el mismo día, pero por supuesto que sean muy eficaces. El IPL es un moderno sistema de rejuvenecimiento facial que emite un haz de luz similar a la del láser pero mucho más versátil ya que puede modificarse según el tipo de problema a eliminar, su profundidad y la piel de la paciente

El tratamiento completo dependerá de los problemas cutáneos de cada paciente con diferente número de sesiones en cada una de las cuales se marcan unos objetivos de resultado (por ejemplo las primeras se aplican para la eliminación de lentigos y rojeces y en las ultimas se estimula el colágeno dérmico para minimizar el poro, dar frescura y firmeza a la piel).
Cada sesión dura unos 20 minutos y deben aplicarse cada tres o cuatro semanas.

La gran ventaja de este sistema es la rápida recuperación y que resulta totalmente indoloro.  El paciente que sale del centro  después de realizarse una sesión de IPL, puede notar únicamente una sensación de calor y su piel está enrojecida transitoriamente, pero permite el uso del maquillaje.

Posteriormente, ya en casa, el paciente deberá aplicarse el tratamiento específico que la profesional Especialista le aconseje para prevenir el envejecimiento. Es aconsejable utilizar un foto-protector o filtro solar para evitar el bronceado mientras dure el tratamiento.
El foto-rejuvenecimiento con IPL puede combinarse con otras técnicas.